Uncategorized

Que hacer hoy domingo en barcelona

Qué ver en Barcelona en un solo día

Ahora un domingo puedes encontrar libros de todo tipo , desde ensayos literarios y novelas, hasta manuales de pintura o cine, y en diferentes idiomas si lo prefieres Librería Calders , incluso libros de segunda mano Librería Taifa. Los astros del cielo eran la principal referencia de los marineros para moverse de puerto en puerto.

El Museu Marítim abrió hace no mucho un espacio cerrado y desconocido tanto para turistas como residentes de Barcelona. Este espacio al aire abierto, que en su tiempo servía para la defensa, hoy sirve para pasear y para disfrutar de unas vistas con un perspectiva diferente. El Two Market también se celebra periódicamente y venden infinidad de cosas a un euro! Situado en los jardines de Joan Maragall, la gran zona verde que se encuentra entre el Estadio Olímpico y el Palacio Nacional, este edificio es uno de los secretos de Montjuïc.

A veces no sabemos tanto de nuestra ciudad como nos gustaría, y hay sitios que nos suenan pero que desconocemos en el fondo, por ejemplo el Ayuntamiento de Barcelona. Se puede elegir visita guiada o por libre para visitar las salas nobles de la Casa de la Ciutat. Hay muy buenas formas de relajarse un domingo sin necesidad de quedarse en casa. Hay varios bares que te ofrecen la combinación de estas dos cosas.

Search form

El Once Canalla: Sacar tu orgullo de clase turista y sentarte en una terraza con una jarra de sangría o sacarle unas fotos a las estatuas vivientes de la parte baja de la Rambla, a los pies de Colón. Ver el mar —tan cerca, tan lejos- reflejado en los espejos invertidos que hay en el patio del CCCB.

Sorprenderse ante una de las ciudades romanas mejor conservadas de Europa en el museo de Historia de la Ciutat en la plaza del Rei. Pensar en lo reciente que son esos paseos e imaginar la zona del Somorrostro cuando estaba llena de chabolas , los desaparecidos chiringuitos todavía presentes en foto en el bar Electricidad o la orografía de la costa cuando algunas playas sólo eran un sueño preolímpico. Recorrer los soportales de la Plaza Real con alguna de las siguientes actividades: Asistir a alguna función teatral. Cruzarse con los mossos y la policía en la Plaza de Sant Jaume , en el equilibrio de fuerzas entre la Generalitat y el Ayuntamiento.

Localizar la cara de piedra del carrer Carabassa y pensar si correspondían realmente a señalizaciones de los burdeles. No hay que quedarse en la Boquería: Santa Caterina , Sant Antoni en obras, el Ninot o la Abacería Central hacen guiñitos al amante de las grandes acumulaciones de comestibles. Maravillarse ante las columnas romanas del templo de Augusto, escondidas en el Centro Excursionista del carrer Paradís.

Encontrar todavía muchos yugos y flechas no los de los Reyes Católicos, los franquistas en edificios de viviendas. Elegir tu decoración de calle favorita en las fiestas de Gràcia. Localizar el torno de la Casa de la Misericordia en la que se abandonaban a los bebés no deseados en la plaza de Vicenç Martorell. Organizar un picnic jipioso en la Ciudadela entre sobrevivientes del primer gran evento global de la ciudad: Entrar en el edificio neogótico de la Universidad en la plaza del mismo nombre y embelesarse en sus jardines.

5 cosas para hacer hoy en Barcelona

Comprar una cerveza- beer a un latero en Ciutat Vella y que la saque, bien fresquita y apetitosa, de una alcantarilla. Visitar el cementerio de Montjuïc , donde los muertos disfrutan de unas vistas envidiables. El blanco interior de Flash Flash. Sant Antoni in general y todo lo que orbite en torno a la calle Parlament en particular. Pegar la frente a los portales del Eixample que estén cerrados buscando curvas y flores modernistas en su interior.

Sobrecogerse ante las paredes heridas de metralla de los bombardeos de la Guerra Civil sí, de nuevo de la plaza de Sant Felipe Neri.

Qué hacer en BCN

Contemplar la llama del fossar de les moreres , en honor de los caídos de otro 11 de septiembre el de para la Historia. Conocer los tres Quimets históricos: Tomarte un cacaolat en el lugar donde se inventó: Disfrutar de las vistas inacabables de la ciudad en una ciudad rebosante de buenas vistas. Perderse horas en la librería en un convento desacralizado en La Central del Raval. Un 'gherkin' a la barcelonesa para despedir el año.

Quedar con alguien en el Zurich de Plaza Catalunya , una tradición al nivel de beber de la fuente de Canaletas. Recorrer todas las plazas del barrio de Gràcia hasta dar con la favorita. De la Virreina al Raspall, hay un emocionante mundo de posibilidades. Unirse a alguno de los grupos que bailan sardana los fines de semana en la Plaza de la Catedral o de Sant Jaume. O mirarlos desde una distancia prudencial. Cuidado, depende la hora la cosa puede ponerse un poco Todo sobre mi madre.

Ir un domingo por la mañana al mercat de Sant Antoni a intercambiar cromos o curiosear entre libros y revistas de viejo. Elaborar tu propia lista de restaurantes favoritos visitando alguno de los que ya hemos hablado aquí. Tener los ojos muy abiertos; la escena culinaria, a varios niveles, da un poco de vértigo. Seguir el trazado de las murallas en torno a la catedral o en la parte baja del Paralel. Pensar en la expansión brutal que vivió la ciudad cuando decidió derrocarlas.

+30 ACTIVIDADES para hacer el domingo en Barcelona - ¡Planes INCREÍBLES!🔝🎉😎

Enmudecer de deslumbramiento ante la belleza en algunos puntos al azar: Quedarse sin aliento. Elegir tu mansión favorita ocupada por una clínica, un consulado o un colegio de Avenida del Tibidabo. Evocar los tiempos muy muy lejanos en los que el Raval era una zona de descampados , huertos y solares extramuros en la iglesia de Sant Pau del Camp.

Hacer vida de barrio: Pese a lo malo, pese a todos, pese a sí misma, Barcelona.

Seguir a Raestaenlaaldea.